Cuentos sufíes para pensar

¡Hola chicos!

He encontrado un libro por casa que me encantaría compartir con vosotros, se llama Cuentos sufíes para pensar de Idries Shah, con un prólogo interesantísimo de Jorge Bucay, autor de libros como Cuentos para pensar. 

Os dejo aquí un fragmento de este escrito para que sepáis qué son estos cuentos y qué pretenden:

Dicen los sufíes que el proceso de aprendizaje se asemeja a la costura con hilo y aguja. Este libro es una aguja. El hilo eres tú. ¿De qué servirían todas las agujas del mundo si no existieran los hilos que cosen el conocimiento, el desarrollo y la sabiduría? ¿De qué servirían cientos de miles de maestros y de libros y de imágenes si no existieran aquellos dispuestos a transformar un dato, una palabra o una idea en acciones, pensamientos y emociones capaces de cambiar el mundo interior y el entorno? Una aguja sin hilo sólo puede hacer agujeros. Porque el ganchillo empuja pero no hilvana. La punta marca el camino pero no lo sujeta, señala pero no alcanza.

El cuento es una fuente de inspiración y de enseñanza tan viejo como la historia de la humanidad. Antes aún de la escritura, se contaban cuentos. Muy posiblemente, cuando el lenguaje no era suficiente para narrar un hecho, se pintaron historias en las paredes de las cuevas donde habitaban nuestros antecesores.

De esta manera, hombres y mujeres transmitieron conocimientos, técnicas, conductas y experiencias a las generaciones que los seguían, que más tarde comprendieron que debían, a su vez, conservar esa transmisión oral o gráfica como un tesoro que enriquecerían con sus nuevos relatos o con el imaginario creativo de algún primitivo narrador o poeta.

Relatos que, al circular, llevan consigo el compendio de sabiduría popular, el arquetipo que muestra la historia, la cultura, los valores y las costumbres de la gente, el instrumento de cohesión social que desde los comienzos del tiempo sirve para entretener, instruir y expresar lo que Jung denominaba el “inconsciente colectivo”. Las historias que relacionan el pasado con el presente y que proyectan el presente en el futuro común.

Todos los cuentos sufíes pueden ser utilizados para varios fines que yo agrupo en estos ocho ítems de creciente importancia.

  1. Crear imágenes cargadas de emoción en la mente de los oyentes para que una determinada información se sitúe por debajo del nivel consciente del conocimiento racional y favorecer asociaciones que permitan que esos datos aprendidos se recuerden fácilmente.
  2. Fortalecer la creatividad desplazando la actividad cerebral de las ondas de procesamiento intelectivo a las de entonación diurna para transformar lo abstracto en concreto.
  3. Demostrar que un determinado problema no es novedoso ni excepcional.
  4. Suscitar la curiosidad, incluir los puntos de vista y la sabiduría de otras culturas y demostrar que cada persona interpreta la información de forma diferente de acuerdo con su propia experiencia.
  5. Abrir un interrogante y reformular un problema presentándolo como una nueva oportunidad; enseñar a analizar la conducta desde una perspectiva diferente.
  6. Cuestionar una conducta inaceptable, propia o ajena; y demostrar lo inadecuado del razonamiento lógico formal excluyente.
  7. Alentar a implicarse por entero y a intervenir comprometidamente para modificar un paradigma.
  8. Por último, sentir el goce de leerlos y compartirlos; porque contar historias es un arte al alcance de todo el mundo, y disfrutar al escucharlas un placer universal, relacionado con nuestra parte más pura y fresca, la del niño que alguna vez fuimos y vive todavía en nosotros.

    foto2

    Jorge Bucay

Idries Shah permite comprobar una vez más esa cualidad esencial de los cuentos sufíes: la de ser capaces de acompañar nuestras transiciones acostando distancias entre nuestras vivencias y nuestras teorías; una forma de ver y de entender el mundo desde una luz nueva, desde un ángulo diferente.

La magia de estos cuentos habita en tu coraje de escuchar el eco que resonará en tu interior después de leer cada historia, aparentemente ajena y distante. En lo personal, como terapeuta, como comunicador, como buscador y como docente, me alegra tener entre mis manos esta nueva colección de historias de Idries Shah. Sean estas pocas palabras tomadas como la mínima expresión de mi gratitud.

Jorge Bucay. Buenos Aires, julio de 2004.

-Nasturdín-le preguntó el vecino-, ¿quién es más inteligente el camello o el hombre?                              -El camello-contestó el mulá-, porque lleva cargas pesadas sin quejarse, pero nunca pide una carga adicional. El hombre, por el contrario, atestado de responsabilidades, siempre quiere aumentar sus cargas.


Un día de invierno, el juez encontró a Nasrudín en el mercado.                                                                              -Extraordinario- dijo pensativamente-: llevo el más cálido de mis mantos forrado de piel y sin embargo estoy helado por el viento. Mientras que tú, vestido con harapos, no pareces sentir el frío. ¿Cómo es posible?                                                                                                                                                                        -Un hombre que lleva encima toda su ropa no se puede permitir tener frío-contestó Nasrudín.

Bibliografía: Cuentos sufíes para pensar, Idries Shah, RBA.

Para saber más sobre el autor…

Puedes leer algunos cuentos sufíes aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s